Sobre el fiambre de pavo, el jamón cocido y los sabores

Por : | 0 Comentarios | Fecha : 15 de enero de 2016 | Categoría : Blog, Comentarios

fiambre de pavo
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Lo más importante de un fiambre es que sea jugoso y tenga sabor.

Es curioso que mientras estaba escribiendo el artículo sobre las 7 recetas de cocina del artículo anterior no dejaba de darle vueltas a la cabeza acerca de su sabor. No lograba quitarme el recuerdo de ese olor rico del jamón de York recién cortado que al comprarlo en la charcutería daban ganas de acabárselo todo ahí mismo.

El jamón cocido que podemos encontrar ahora mismo en la mayoría de supermercados y grandes superficies no huele a nada. Me refiero evidentemente a los jamones cocidos de marca blanca o a los más baratos y de oferta que solemos encontrar en los lugares destacados del establecimiento en cuestión. ¿Podemos decir esto de todos los jamones cocidos del mercado? En mi modesta opinión creo que se trata de una cuestión de precios y por lo tanto de calidades. En verdad aunque nos lo vendan como jamón cocido se trata de fiambre de jamón y no es lo mismo.

Recientemente en mi casa por temas de dietas, que uno ya tiene una edad y hay que cuidarse, principalmente y para tener un poco a raya la ingesta excesiva de calorías nos hemos pasado al fiambre de pavo. Ya adelanto lo que la mayoría estáis pensando: pues si te parece que el jamón cocido tiene poco sabor no quiero ni imaginar el fiambre de pavo. El pavo de por sí es más seco que el cerdo pero eso no quiere decir que el cocido no nos quede jugoso. Pues os puedo decir amigos y amigas que estáis muy equivocados en lo que respecta al sabor.

Con el fiambre de pavo ocurre exactamente lo mismo que con el jamón cocido, hay calidades y calidades. No os voy a descubrir a estas alturas que Campofrío es sinónimo de calidad, os dejo este enlace, que es simplemente un delicioso fiambre de pavo y que además me parece el más sabroso y de mejor sabor y aroma de los que he probado. Como debe ser un fiambre, jugoso y con sabor. En definitiva podríamos decir que todo se reduce a una cuestión de precios pero es que la diferencia entre un producto mediocre y uno de calidad es realmente poco y el resultado final de las recetas es indiscutiblemente superior.

Os puedo asegurar que cualquiera de las recetas de la lista que os he dejado al principio si las hacéis con un buen fiambre de pavo no notaréis ninguna diferencia. Así que ya sabéis si animáis a probar si encontráis diferencias notables entre los productos, pero que sean de calidad, os dejo el apartado de comentarios a vuestra disposición como siempre.

Hasta la siguiente receta 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *