Sobre las bebidas espirituosas

By : | 0 Comments | Fecha : 16 de marzo de 2014 | Category : Comentarios

bebidas espirituosas
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestmail

Por todos es sabido que las bebidas espirituosas o licores son un perfecto complemento para una buena comida principalmente debido a que, además de proporcionar placer al beberlas, tienen la gran cualidad de que si las tomamos con moderación produce un efecto positivo sobre la digestión. Alejandría es el lugar en el que se reconoce históricamente se destiló vino por primera vez y que por tanto se obtuvo lo que se dio en llamar el “agua de vida” o “agua ardiente”. Los licores llegaron a España, como muchísimas otras cosas, de la mano de los árabes.

Los destilados más clásicos proceden de la destilación del vino y deben ser madurados convenientemente para obtener un producto de calidad. Los más clásicos destilados del vino son el cognac, el armagnac y algunos brandies como el español, que se elabora sobre todo en Jerez y en menor proporción en otras regiones como La Mancha o el Penedés. En todos los casos una cuidadosa destilación, y una óptima maduración prolongada, son factores directos que influyen y determinan directamente en la calidad final del licor.

Los aguardientes, al contrario que los destilados del vino, generalmente no se maduran y se consumen tal como se obtienen tras la destilación. Entre estos podemos encontrar especialidades excelentes, como es por ejemplo el anís o el pacharán, que son el resultado de maceraciones de plantas aromáticas  en el caso del anís o de endrinas en el caso del pacharán. Por su alto contenido en polifenoles entre otros componentes estos licores presentan marcadas funciones digestivas.

En el caso de la fermentación de cereales encontramos licores tan interesantes y conocidos como puede ser la ginebra, que se aromatiza con bayas de enebro principalmente, el vodka, o el whisky, que se obtiene de la malta de cebada, tras diversas mezclas con un envejecimiento posterior. Este envejecimiento es especialmente apreciado cuando se realiza en barriles que anteriormente contuvieron vinos de jerez y mejor, a ser posible, olorosos o amontillados.

El ron es una bebida que se obtiene de la fermentación de las melazas procedentes de la elaboración de la caña de azúcar. Curiosamente su origen es español, porque es en la costa mediterránea se destiló este producto por primera vez, aunque actualmente su principal centro de producción mundial está ubicado en varios países centroamericanos y caribeños, en los que existe un importante mercado productor de azúcar de caña y por tanto es fácil disponer de la materia prima necesaria.

Podemos encontrar otros muchos licores como los que se obtienen de la maceración de diferentes frutas, entre los que destacan el kirch (que se obtiene de cerezas), el slivovich (de ciruelas) o el licor Williams (cuya materia prima es la pera). De la destilación de la planta del ágave se produce el tequila, el cual podemos encontrar embotellado recién destilado o madurado en el que interviene un proceso de reposo.

Finalmente destacar el vermut, que es uno de mis favoritos, y que se produce como resultado de la maceración en vino de alta graduación, generalmente mezclado con aguardiente, de variadas hierbas aromáticas.

Como podéis ver las bebidas espirituosas o licores son todo un mundo en el que si consumimos con moderación podemos obtener momentos para recordar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *